Darío Ubriaco, presidente de Audaf, gremio referil, aclaró que están negociando en el Consejo de Salarios y no reclaman “incumplimientos como se maneja por ahí”.

Los petitorios de los árbitros se focalizan “en la recuperación de salarios. Pedimos una partida fija para los jueces. Si no arbitramos en todo el año, no tenemos ningún ingreso”, indicó Ubriaco.

El titular de Audaf fue categórico. “En el sistema profesional, ésta situación no se resiste más. Las reivindicaciones las venimos tratando hace tiempo con la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y todavía estamos esperando una respuesta. Imagínese si usted no cobra en junio y julio ¿Cómo se banca? Nosotros la única forma de percibir dinero es haciendo partidos”.

El juez internacional fue más allá de la cancha y comentó a Ovación. “Las obligaciones, como cualquier persona, no las podemos dejar de lado. Tuvimos diciembre, enero y febrero sin actividad. También en junio, julio y agosto casi no hubo competencia. Hacés la suma y son seis meses sin arbitrar”, resaltó.

Ubriaco no sólo puso énfasis en el rubro económico. “Deportivamente te afecta sobremanera. El sistema de acá es malo. En todos los demás países se juega la copa nacional. Aquí no existe la Copa Uruguaya”.

Casi medio año sin confrontaciones influyen, destacó. “¿Qué es lo primero que se dice de un jugador de fútbol en las primeras fechas de un campeonato si se manda una macana o no convierte un gol? Se lo comprende argumentando que le falta fútbol. En cambio, a nosotros nos tiran con todo el código y nos putean. No van a decir que carecemos de ritmo y nos falta fútbol”.

El árbitro visualiza como una de las soluciones a un mal que parece insoluble, un cambio de calendario. “Es la realidad que nos toca. Hacer la carrera sin la cantidad de contiendas necesarias es prácticamente imposible. Todavía cuando hay un campeonato de verano llaman a árbitros de OFI y, directamente, nos tenemos que comer eso. Es como si Ovación coordinara una nota y mandara a cubrirla a un periodista de otro diario. No está bien. Además de restarnos en la parte económica nos quitan fútbol. Después, si hay errores, los dirigentes se preocupan de las fallas que mostramos, pero no dan señales de inquietud por conseguirnos las herramientas indispensables para cumplir medianamente bien nuestras tareas en los días previos a los compromisos oficiales. Ponen el grito en el cielo cuando les cobrás un penal, pero en todo lo demás no se mueven”.

La poca cantidad de partidos en nuestro medio es algo histórico. “La FIFA fomenta el mayor desarrollo de torneos, no únicamente por los jueces. Acá se hizo una sola vez el Campeonato Nacional. La pregunta que siempre se hacen en la Conmebol es cómo nos arreglamos sin buenos recursos para arbitrar a nivel internacional. Con los futbolistas pasa lo mismo. Sorprende que aparezcan tantos y de calidad”, contó el colegiado.

“Es un problema profundo. Hace dos meses que estamos hablando. No es una dificultad puntual. No tomamos ninguna medida. Esperamos a mañana (hoy). Todos sabemos que el fútbol es muy importante para Uruguay. No hay que intranquilizarse por los árbitros después que se suscita una jugada problemática. Hay ver en qué condiciones entrenamos durante el año. No hay ingresos y si obligaciones. Es muy peligroso para la actividad. Nos equivocamos como los hacen los jueces en todo el mundo, pero en la medida que uno esté mejor dispuesto, el margen de error se supone que se achica”, valorizó el árbitro.

Ubriaco se costea su labor extra para estar en forma “como ocurre con todos los árbitros internacionales. Me pago un club para hacer gimnasio y pileta. Buscó otras opciones y me solvento un curso de inglés. Todo lo que debemos mejorar corre por cuenta nuestra”.

También elogia a su gremio por la fuerza de voluntad de sus integrantes. “No podemos quedarnos de brazos cruzados. Intentamos soluciones y esperamos mejores tiempos. Ojalá se integré a los jueces al sistema fútbol. Somos como un mal necesario, como quien dice. Convengamos que el actual Ejecutivo se interesa por los arbitrajes. Esperamos recibir una buena respuesta. ¿A quién le sirve que no haya fútbol? Somos 25 árbitros para ocho partidos. Mucha gente no conoce la realidad que vivimos. Algo bueno va a tener que pasar. Nos sigue gustando pitar, pero a veces muchos se preguntan ¿para qué continuar si no podemos solventar la profesión? No hemos tenido grandes avances en los últimos tiempos y sería bueno, de una vez, arreglar los asuntos para no tener problemas en un año y no atar las cosas con alambre”.

Fuente: http://www.ovaciondigital.com.uy/futbol/ubriaco-ve-jueces-afuera-sistema.html

Share Button

Comments

comments