“No existen tiempos para árbitros chicos y tiempos para chicas, sino tiempos para arbitrar fútbol masculino y fútbol femenino”.

“No va haber un empujón o un trato de favor a una chica para llegar arriba. Así que no depende del CTA sino de ellas”.

Marisa Villa: “Debemos adaptarnos a las pruebas para el fútbol masculino”Tres Juegos Olímpicos, dos Mundiales, dos Eurocopas, dos Mundiales sub 20, una final de Champions. ¿Cuántos deportistas pueden presumir de un curriculum así? ¿Cuántos pueden irse por la puerta grande, convirtiendo una gran final en su despedida? Es difícil encontrar una carrera tan brillante como la de María Luisa Villa Gutiérrez (Puebla de Don Rodrigo, 1973). Han sido 17 años de silbato y bandera, de gloria y algún sinsabor, como el frustrado debut en Primera, del que ha sabido levantarse para completar una trayectoria excepcional que continuará más allá de la línea de banda.

Apenas dos meses después de despedirse del arbitraje en activo en la final de la Eurocopa, Marisa Villa recibió el nombramiento del CTA como coordinadora del arbitraje femenino, una labor a la que pronto añadirá la da observadora e instructora de UEFA. Árbitro10 ha tenido el placer de preguntarle por su carrera y por el incipiente mundo del arbitraje femenino

¿Cómo se vive lejos de los terrenos de juego?
Diferente, pero afortunadamente tengo la sensación de no haberme marchado. Que hayan querido que siga formando parte de esta familia, hace que no me desvincule y que me siga sintiendo árbitro.

Suponemos que la despedida, en una final de la Eurocopa, habrá sido algo muy especial. ¿Qué sentiste en ese partido?
La exigencia en el torneo fue grande e hizo que no fuera fácil llegar hasta el final. No fui consciente de que ya no volvería a arbitrar hasta que no terminó el partido. Ser árbitro en una final siempre es especial pero esta vez sentí que el esfuerzo de tantos años, habían merecido la pena.

Entre tu extensa trayectoria, puedes presumir de ser de las pocas deportistas españolas que ha estado en tres Juegos Olímpicos. ¿Son especiales o es una competición más?
Los Juegos Olímpicos son especiales porque vives en una ciudad donde se respira deporte por todos lados. Sientes que formas parte de ese espíritu Olímpico. Para nosotros es un torneo donde la competición masculina y femenina está unida y eso te da la oportunidad de vivir el torneo con muchos árbitros de élite.

¿Es distinto el fútbol masculino del femenino? Por su concepto de juego, por la forma de entenderlo… A veces a muchos hombres se nos hace muy raro lo de dirigir fútbol femenino.
Es diferente, sobre todo aquí en España donde el fútbol femenino está todavía en pleno desarrollo y entrando de puntillas. A nivel de grandes selecciones como Alemania, Estados Unidos, Brasil… la diferencia está en la velocidad del juego pero no en la dificultad de los partidos.

Decías en varias entrevistas que querías seguir vinculada al arbitraje después de tu retirada y rápidamente se han cumplido tus deseos, al ser nombrada coordinadora del arbitraje femenino del CTA. ¿Colma tus aspiraciones?
De momento es un buen comienzo a nivel nacional. Dedicarme a trabajar con las árbitros es algo que me motiva y que se pueden hacer grandes cosas. En otras áreas estoy a disposición del CTA para lo que ellos crean conveniente. A nivel de UEFA, me estreno en noviembre como instructora y observadora de árbitros, así que mis sueños se siguen cumpliendo. La respuesta es que los sueños en el arbitraje no se cumplen solos, siempre vienen detrás de mucho trabajo.

¿En qué consiste exactamente tu nueva tarea?
Coordinar, formar e instruir a las árbitros depende de cada comité, de cada delegación, como hacen con sus compañeros. Mi trabajo este momento es que todos trabajemos en la misma línea, unificar trabajo y sobre todo incidir en el apartado físico. Es el problema de muchas de ellas y la gran causa de abandono.

¿Cómo está el arbitraje femenino en España? ¿Hay cantera?
En este momento hay cerca de 400 árbitras colegiadas. Casi todas ellas en categoría regional, así que como en fútbol femenino, el arbitraje también está en pleno desarrollo.

¿No crees que la incorporación de nuevas chicas al arbitraje sigue siendo un poco escasa?
Si, aunque ya es algo normal ver a una chica arbitrando y ya nadie se extraña. Quizá sería bueno enfocar las campañas de captación de árbitros también hacia ellas, de esta manera pueden verse identificadas.

Una pregunta difícil. Tú que has sido “víctima” de la dureza de las pruebas físicas para estar en la élite. ¿Defiendes la discriminación positiva?
La dureza de las pruebas va acorde con la exigencia del fútbol. Entiendo que para una mujer resulte más duro pero para estar en la élite del fútbol no puede haber diferencia en los tiempos. Estamos arbitrando fútbol masculino y debemos adaptarnos a los tiempos que se exigen para arbitrarlo. No existen tiempos para árbitros chicos y tiempos para chicas, sino tiempos para arbitrar fútbol masculino y fútbol femenino. Esta idea nos lleva a menudo a error.

Juguemos a adivinar el futuro. ¿Cuándo volverá a haber una asistente femenina en Primera División? ¿Y cuando tendremos una árbitra principal en el fútbol profesional español?
No va haber un empujón o un trato de favor a una chica para llegar arriba. En el momento que haya una que tenga una condición física excelente, las pruebas técnicas las haga bien y sus actuaciones en el campo sean muy buenas, llegará arriba. Si lo piensas detenidamente son las mismas condiciones que se le ponen a un árbitro. Así que no depende del CTA sino de ellas.

A día de hoy, ser mujer en el arbitraje. ¿Es una ventaja o una desventaja?
Hay desventajas como que para pasar los mismos tiempos en las pruebas físicas, necesitas más horas de entrenamiento, más esfuerzo y potenciar algunas capacidades físicas como la velocidad, en comparación con los chicos. ¿Ventajas? Una muy importante: puedes acceder a la categoría Internacional FIFA en el momento que llegas a Categoría Nacional. Simplemente con estar en 3ª División. Poder representar a tu comité, a tu país por todo el mundo es un privilegio que muy pocos tienen acceso.

¿Hay machismo en el fútbol?
Nosotros tenemos que ver si hay machismo en el arbitraje y mi respuesta es NO. Yo llegué arriba, con las mismas posibilidades, mismos partidos y cobrando lo mismo. Así que yo creo que soy el ejemplo de que no existe machismo.

Por último, ¿qué consejo le darías a esa chica (o chico) que está empezando?
El arbitraje es un mundo infinitamente agradecido, con la posibilidad de hacer deporte, viajar, ganar algo de dinero y disfrutar el fútbol desde un lugar privilegiado. Pero esto ha cambiado mucho de un tiempo a esta parte, si su objetivo es llegar arriba el único camino es el del trabajo fuerte y constante. Las Delegaciones de árbitros quieren gente comprometida y hay que estar dispuesto a invertir tiempo y esfuerzo, a cambio de esto , la satisfacción que recibes al sentirte árbitro creo que queda más que compensada.

Algo más breve y personal:

Un partido que recuerdes con especial cariño
Me quedo con varios. Los debut de cada categoría siempre es especial y las Finales en las que he podido actuar a nivel Internacional, en especial la de los JJOO de Pekín y mi último partido la Final de la Euro de Suecia.

Un estadio
Se me pone la piel de gallina cuando voy a los campos donde yo empecé a arbitrar. Jamás imaginé que llegaría tan lejos! Llegas allí y de repente vienen a tu cabeza muchísimas sensaciones.

El árbitro (o la árbitra) con el que te sientas más identificado
De cada uno de ellos he ido aprendiendo cosas, escogiendo lo que más se adaptaba a mi manera de arbitrar… Cuando voy fuera de España me gusta presumir de nuestros árbitros. ¡Son los mejores!

¿Campo o despacho?
Campo y afortunadamente seguiré en ellos.

¿Jueces de área o “ojo halcón”?
Jueces de área, se ha demostrado que hay menos incidentes en las áreas desde que ellos están y no perdemos la esencia del fútbol.

¿La árbitro o la árbitra?
Ambas. El diccionario recoge las dos y yo me identificado con ambas.

Fuente: Arbitro10.com

Share Button

Comments

comments