El árbitro le pide una compensación de 3.500 dólares, que el delantero del Once Lobos no está dispuesto a aceptar.

Luego de la agresión del delantero Vladimir Díaz, de Once Lobos, sobre el árbitro central Vicente Ruiz en el partido contra Brasilia, por supuestas ofensas raciales que siguen sin comprobarse, el réferi del partido trasladó la violenta acción al ámbito penal y ayer se realizó la audiencia inicial entre ambas partes, en el juzgado de Suchitoto.

Detenido e incomunicado por golpear a un árbitroSegún explicó el presidente de la Asociación Salvadoreña de Árbitros Profesionales (ASAPROF), Luis Hernández, no hubo conciliación entre las partes, por lo que el delantero colombiano guardará prisión hasta la próxima audiencia, con fecha aún por definir. Ruiz, por su parte, fue intervenido ayer mismo.

“El jugador estará detenido los próximos tres meses a menos que él decida conciliar con el árbitro”, dijo Hernández, quien consideró que al igual que como se encontró inocente a Ruiz en el ámbito penal, de igual forma debe ser en la investigación deportiva, tras las acusaciones de racismo contra Díaz.

Su madre Gloria Patricia Méndez, se ha quejado de la situación que vive su hijo. “Ahora para dejarlo en libertad y retirar la denuncia, el árbitro está pidiendo una compensación económica de 3.500 dólares”, dijo la madre del futbolista oriundo de Buenaventura en el pacífico Vallecaucano.

“Nosotros estamos acudiendo a la solidaridad de los futbolistas colombianos, pero también de las autoridades para saber de lo que ha pasado con él, porque está incomunicado y además para viajar a conocer qué ha sucedido realmente en su caso”, reclamó la apesadumbrada señora.

Fuente: laprensagrafica.com/ radiocaracol.co

Share Button

Comments

comments