La insólita jugada ocurrió en el pleito entre el Inverness y el Partick Thistle, de la Primera División escocesa.

El fútbol otorga situaciones curiosas cada cierto tiempo, algunas veces de casualidad y otras debido a jugadores que buscan aprovechar al máximo las dudas que pudiese generar el reglamento en algunas oportunidades.

Esto último es lo que ocurrió en el partido entre el Inverness y el Partick Thistle correspondiente a la Primera División del torneo escocés, donde uno de los jugadores ejecutó un córner de una manera muy particular.

Aaron Doran, jugador del Inverness, fue hasta la esquina, acomodó la pelota junto al banderín y le dio un suave toque antes que llegara su compañero a realizar el saque.

Ross Draper interpretó que dicho toque ya se podía tomar como que se había puesto el balón en juego, por lo que de inmediato encaró hacia el área, provocando el desconcierto de todos, aunque la jugada no fue sancionada.

Luego de un par de rebotes, todo terminó en gol, por lo que los jugadores del Inverness ya estaban celebrando su “viveza”, pero allí el juez de línea dio pie atrás e invalidó la acción por mala ejecución del córner.

Obviamente, los jugadores de Inverness protestaron a más no poder, pero sus reclamos no surtieron efecto, por lo que el tanto, finalmente, fue anulado.

La acción sin dudas que es curiosa y causa confusión, pero, según el reglamento de la FIFA, debió ser válida, considerando que el balón se toma como que ya está en juego “en el momento en que es pateado y entra en movimiento”.

Share Button

Comments

comments