La selección argentina se consagró campeona del 5to. Sudamericano de Fútbol Femenino al superar sorpresivamente a Brasil por 2-0 en el cotejo final. De esta manera, además, se aseguró un lugar en el Mundial Femenino de la FIFA China 2007. En un partido disputado con uñas y dientes, la selección albiceleste rompió todos los pronósticos y se impuso con goles de Eva González y María Belén Potassa.

Previamente, en el primer partido de la doble jornada, Uruguay venció por 3-2 a Paraguay y finalizó en el tercer lugar del torneo. Las guaraníes conservaban una última chance de clasificar al Mundial, pero debían ganar y luego esperar un triunfo brasileño. Ninguna de las dos cosas se dio. Argentina y Brasil jugaron estando ambas clasificadas al Mundial.

El Trofeo Fair Play al equipo de mejor conducta se lo adjudicó la selección paraguaya.

Un triunfo tan histórico como inesperado

Si bien Argentina estaba considerado uno de los mejores equipos del certamen, Brasil era, por las actuaciones que había tenido en lo previo, el gran candidato para llevarse los tres puntos y, más aún, el título, dado que con sólo empatar era campeón. Pero las anfitriones, dirigidas por José Carlos Borello, jugaron con una concentración y una mentalidad perfectas, y dejaron sin nada a sus eternas rivales.

En la primera etapa, Brasil salió con todo y el encuentro se desarrolló en el campo de Argentina durante casi media hora. Sin embargo, la zaga albiceleste trabajó bien y las brasileñas no tuvieron opciones claras de gol. En el último cuarto de hora, a partir del manejo de Mariela Coronel, Marisa Gerez y Ludmila Manicler en el mediocampo argentino, el seleccionado local comenzó a zafar del acoso al que era sometido. De todas maneras, esta recuperación de las gauchas no traía peligro para la valla custodiada por Thais.


Cuando se extinguía el primer período, la guardameta argentina Romina Ferro le atajó a Grazielle un tremendo disparo cruzado adentro del área chica. Esa tapada fue, a la postre, un golpe de timón que cambió el desarrollo posterior del juego.

En la segunda parte, el fuerte viento que atravesaba el campo y una mayor decisión de Argentina le dieron un equilibrio total al juego. El juego se sustanciaba en el terreno medio, intentando ambas hacerse del control de las acciones. Hasta que al minuto 66 la árbitra uruguaya pita una falta a favor de Argentina a unos 40 metros del arco verdeamarillo. Eva González, la bonita defensora local, ejecutó el cobro con un centro directo al arco que nadie cabeceó, la pelota picó y luego pasó por encima de la portera Thais, para colarse al fondo de la red. El viento y la fortuna jugaron para Argentina. El estadio, desde ese momento, se convirtió en un hervidero.

Menos de dos minutos después de la apertura, llegó la segunda estocada argentina. Gran maniobra de Manicler por la izquierda, centro bajo al corazón del área y aparición de Potassa para definir cruzado ante una impotente Thais. Nadie podía creer lo que estaba sucediendo.

Las jugadoras de Brasil quedaron atónitas tras esos dos minutos fatales y luego fueron presas de la desesperación. Las argentinas, en contrapartida, concientes de que estaban consiguiendo una victoria histórica, defendieron la ventaja con fiereza y lograron salvaguardar el cero en su propio arco. El pitazo final desató una explosión de júbilo, llanto y emoción que puso un broche de oro al cierre del Sudamericano.

Primera derrota en quince años!

Argentina acabó con una hegemonía absoluta de Brasil a nivel continental. Las “canarinhas” jamás habían perdido ni igualado un encuentro en las cuatro ediciones anteriores del Sudamericano Femenino (1991, 1995, 1998 y 2003), ni tampoco en los seis primeros partidos de este que acaba de finalizar.

En su registro tenían, hasta antes del partido de hoy, 22 cotejos disputados (con 22 victorias), 173 goles a favor (7,86 de promedio por juego) y sólo 9 recibidos.

Cristiane Rozeira, artillera con 12 goles

La habilísima atacante brasileña Cristiane Rozeira, que convirtió 12 dianas en 7 presentaciones, fue la cañonera en Mar del Plata. La zurda que destaca en el fútbol alemán no logró, sin embargo, establecer una nueva marca en cuanto a la cantidad de goles señalados en un sólo torneo. El récord lo tiene su compatriota Roseli, con 16 conquistas en el Sudamericano de 1998, disputado también en Mar del Plata.

Las goleadoras de las anteriores ediciones fueron: Adri (Brasil), en 1991, 4 goles; Sissi (Brasil), en 1995, 12; y Marisol Medina (Argentina), en 2003, 7.

Uruguay, con una “tripleta” de Angélica Souza

La selección celeste se quedó con un meritorio y festejado tercer puesto en el torneo gracias a la contundencia y efectividad de Angélica Souza, una de sus delanteras, que anotó los tres tantos del triunfo. El partido fue parejo y de marcador cambiante: la apertura correspondió a Uruguay, luego Paraguay lo había dado vuelta con dos dianas de Irma Cuevas y finalmente las charrúas remontaron para terminar arriba.

Luego de finalizar en el 8vo. puesto en la edición de 2003, este tercer lugar significa un progreso muy notorio para el fútbol femenino uruguayo.

Share Button

Comments

comments